Esta publicación es parte de una serie de proyectos apoyados por el New England Aquarium’s Marine Conservation Action Fund (MCAF). A través de MCAF, el Acuario apoya a investigadores, conservacionistas y organizaciones de base en todo el mundo mientras trabajan para abordar los problemas más desafiantes que enfrenta el océano.

Becario MCAF, Clemente Balladares, Coordinador Programas Conservación

La Dirección General de Diversidad Biológica del MinEC en Caracas – Venezuela lidera un equipo con Provita Venezuela para estudiar y proteger a las tortugas marinas en el Golfo de Paria en Venezuela y conocer los desafíos que enfrentan estas especies y sus hábitats.

 For the english version, click here.

Macuro. Conservación de Tortugas Marinas en el Golfo de Paria, Venezuela

Por Clemente Balladares

 

Las tortugas marinas son fósiles sobrevivientes del Jurásico, sin embargo, hoy en día son especies en peligro de extinción que habitan todos los océanos del planeta según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. Una de las que se encuentra en mayor riesgo es la Tortuga carey (Eretmochelys imbricata) debido a su hermoso caparazón buscado para artesanía, más su carne roja y sus huevos tamaño pelotas de ping pong como fuente de proteínas. Las dos otras especies son migratorias de largas distancias, como el cardón (Dermochelys coriacea) y la tortuga verde (Chelonia mydas), la primera logra viajas desde sus lugares de anidamiento en los mares del sur del Caribe en primavera hasta las aguas más al norte de Canadá en el verano de cada ano.

 

Muchos sitios de anidamientos en el mundo, mantienen cientos de miles de nidos en las playas atlánticas de Costa Rica, Guyana Francesa, Cabo Verde y Gabón.  Esos lugares han sido protegidos desde hace más de treinta años con resultados positivos notables. No obstante, los sitios de anidamiento más pequeños con menos de unos cientos de nidos se encuentran aún en gran riesgo de saqueo, derrames de petróleo, destrucción de hábitats y basura plástica. Estos impactos han ocasionado un decrecimiento preocupante en la tendencia de sus nidos en los últimos quince años. Uno de estos lugares se encuentra en Venezuela sobre algunas playas diminutas en la costa nororiental del Parque Nacional Península de Paria frontera con Trinidad y Tobago.

Nido de carey en Los Garzos. Temporada 2012.
Autor de las fotos: Luis J. Cova

Particularmente en el Golfo de Paria se encuentra el ultimo pueblo al Este de Venezuela, el cual fue el primer lugar donde Cristóbal Colon llego al continente Americano en 1498. El nombre del sitio es Macuro, una villa de pescadores con menos de 1000 habitantes. En el año 2003 el Ministerio del Ambiente Venezolano (Minec) detectó un alarmante saqueo de nidos de tortugas marinas de más de 88% en las principales playas reproductivas de la región. Ese año se inició un programa de control de caza furtiva de los careyes y cardones que dejan sus huevos en cinco playas principales.  Los resultados a través del patrullaje y educación Ambiental de los pobladores disminuyó el saqueo en 7% para 2012.

Nido de tortuga baula con Clemente en la playa de Los Garzos. 2005.

Luego de una primera década de éxitos, la crisis socioeconómica de Venezuela que se agravo en 2013 redujo los fondos del programa de conservación desde casi nada hasta el presente. Afortunadamente, nuevos financiamientos comenzaron a llegar desde donantes privados y filántropos. El trabajo continuo, y en 2015 el saqueo de nidos disminuyo aún más hasta menos del 1%, pero nuevas amenazas aparecieron como destrucción de hábitats en una de las playas y un derrame de petróleo en 2017. Desde el 2020 a pesar del COVID estamos recibiendo fondos de Organizaciones No Gubernamentales de los Estados Unidos como SEE Turtles y Global Conservation todo administrado por la ONG venezolana Provita. Para esta temporada 2021 estamos agradecido con un presupuesto mayor del New England Aquarium y su Marine Action Conservation Fund.

Campamento de campo en la principal playa de anidación Los Garzos en 2011 con el equipo local y voluntario

El Proyecto Macuro es liderado por el biólogo marino Clemente Balladares quien recibió el Energy Globe Award del pasado año como Iniciativa Nacional Ambiental Notable. Junto con un grupo de asistentes locales, apoyo de la comunidad del pueblo y algunos aliados desde el inicio como el Ministerio del Ambiente y ahora con Provita.org están trabajando para preservar estas antiguas y claves especies